19/1/13

Carta número 3, la nota


No podien començar pitjor les coses aquell darrer diumenge de juny.
Eren les 8,30 h. del vespre, tornava a casa després d'una llarga xerrada amb els amics. Després de tancar darrera meu la porta del pis, em vaig dirigir als pares per avisar-los de la meva arribada i desitjar-los una bona nit. Em vaig ficar a la meva habitació.
Als pocs minuts, mentres preparava el meu llit, algú va trucar a la porta de la meva habitació i va obrir-la.
Es tractava de la meva mare. Era una escena que havia viscut milers de vegades, molt habitual a totes les famílies. Però aquesta vegada va ser molt diferent, la imatge de la meva mare davant meu em va gelar la sang.
Romania davant la porta, immòvil, amb el rostre cobert de llàgrimes, els seus ulls clavats en mi, com esperant una resposta, una paraula, un gest, una acció,...
Entre les seves mans tremoloses vaig entreveure dos papers mig rebregats. Em vaig adonar que alguna cosa escrita en aquells papers l'havia afectat profundament.
Entre balbuceigs i encara compungida, va aconseguir articular algunes paraules. M'explicà que, en tornar a casa, abans de prendre l'ascensor, havia obert la nostra bústia i havia trobat aquelles dues fulles.
Aquest era el seu contingut, primer full:
"Hoy acabo de romper de nuevo, me parece que veias como única salida el suicidio, yo no soy psiquiatra, ni padre, soy una mujer que no pretende nada, no sé realmente qué es lo que quieres, más, si puedo saber pues aún en diferentes circunstáncias, vivimos la misma época.
Querria comunicarme contigo de alguna manera. Tomo por norma la edad por muchos motivos, hace tiempo estuve en tratamiento psiquiátrico, no pude aguantar, es inaceptable el proceso, he sufrido mucho por no entender, por falta de muchas cosas vitalmente necesarias. Creo, y no sé por qué, que tu eres más jovedn que yo (dime cuantos años tienes). He llegado a un estado de serenidad y razonamiento.
Querria por eso, si crees que te puede estabilizar de alguna manera, al menos hablariamos un rato. Yo no quiero suicidarme, más bien he tomado la determinación de no hacerlo."

Segon full:
"Te escribo quizás un poco tarde porque he estado pensando en ti.Hoy acabo de romper de nuevo.
Me parece que veias como única salida el suicidio, yo no soy psiquiatra, ni padre, soy una mujer, no soy feminista, tengo ahora  31 años, querria saber tu edad, creo que res más joven que yo o solamente es la introversión que hace que tu anuncio sea quizás ambiguo. Soy una mujer que no pretende nada en este preciso momento temporal.
Más yo tomé la determinación de no suicidarme, no soy masoquista, soy solitaria porque cuando entro en relación con otro, parto de que nos hemos de respetar, me he sentido despreciada, me he sentido inadaptada, me he sentido incomprendida, me he sentido desquiciada, por no poder comunicarme me he sentido humillada, maltratada, me he sentido trapecio, me he sentido trapecio, me he sentido utilizada, etc.
Yo soy antigua, con sentimientos puros pero anchos, coherentes, aún espero encontrar un hombre que me sienta como soy, tener  hijos para que vivan, pero no aquí en la ciudad. Yo no me entrego a cualquiera, he de conocerle y sentirle. Creo en la vida tal como es y tengo mis razonamientos (aunque no fueses tu, me disgustaria y sentiria que te suicidaras).
Yo tengo una sensibilidad especial, soy introvertida por varias razones, porque me he sentido muy sola he reflexionado mucho, me pasan cosas que no sé a quien confiar, por ejemplo una noche solo sentia olor de sangre mucho rato, dije...quizás ha pasado algo, sentí mucho miedo porque no paraba de sentir ese olor. Pienso después, vá, deben ser cosas tuyas, si claro, mi madre me llamó informándome de un pequeño accidente de una chica.
Querria, si crees conveniente por tu parte, comunicarme contigo, yo ahora pienso dejar el trabajo que tengo, quiero irme de la ciudad para no volver más.
Hace tres años que no paro de fumar porque tuve muchos problemas que me desbordaron, no tengo amigos, los mejores conocidos pasan de mi y de todo.
Seré muy feliz solo que me contestes pronto. Ahora siento más que quiero vivir.
Quisiera que me explicases todo lo que quieras. Si tu quieres, esta tarde, hacia las cuatro, podriamos vernos, llámame por favor." Maria, 26 de junio de 1983